Tap on your Preferred Language!

LAS CAZADORAS CASADAS


Click to this video!
SEXO DE VERANO. Las cazadoras cazadas.
Sábado, tarde de lluvia en el balneario, como no razonaba hacer playa estábamos con Naty tomando mate en la baranda de la casa, costumbre típica de los uruguayos. Conversando de todo un poco, con ganas de ir a bailotear a un boliche en la playa para aprovechar la noche de esas vacaciones que están llegando a su fin. Así que entre bromas y risas yo sorbía la bombilla y le pasaba la lengua como que estaba saboreando una hermosa verga y las dos reíamos.
De pronto, Naty me despacha una afirmación que me pegó una bofetada en mi vanidad – Martita, yo soy mejor chupa pijas que tu – Fue como una bofetada en la entrepierna - Que decís, yegua, putita barata – le contesté con cara de mala – Mejor chupa pija que yo¡¡¡ - jamás, la vas a lamer mejor que yo – le contesté entre risas –pero si vos aprendiste conmigo a paladear el placer de sacar semen. – Si, - me dijo - Eres mi maestra pero tu deleitas como loca y te esmeras por complacer y estiras el momento de la secreción al límite. Mi orgullo – me contestó la muy zorra - es sacar la leche, a mi dame diez minutos de “sorbe y chupe” y hago acabar al semental que me tenga arrodillada, cuando yo quiero lo dejo sin semen… y lo saboreo tanto como tú, en cambio Martita, lamiendo concha si eres lo más, yo solo soy tu aprendiz esmerada jejeje - Ah loca, pensé, no iba a quedar así…
Entonces salió la apuesta, esa noche iríamos al boliche y convinimos que sería la destacada chupa pija la que comiera más machos, pero solo valdrían los que la otra estuviera mirando para constatar el hecho y que además compartiera aunque solo fuera, una gota de esperma…
Pasamos el resto de la tarde divino, jugando y soñando falos, desafiándonos e imaginando como haríamos para encarar el tema en el bar, que si bien había de todo, se debía mantener cierto respeto y orden.
Natalia, la petiza, es gordita, tiene 27 años, soltera como yo y fue alumna mía en secundaria, año en que nos hicimos compañeras e inseparables. Morocha, todo culo de exquisita forma y tamaño, su trasero luce tentador e irresistible al deseo de los hombres, también tiene unas tetas espectaculares, y carita de lo que es, una zorrita gozadora: Yo solo le di brillo en las cosas del placer, derribando sus pudores y limitaciones culturales, pero es gozadora de alma.
Es mi adicta sexual. En nuestra relación ella está para complacerme y me encanta someterla y obligarla a hacer las cosas que mis bajos instintos me dicten, y ella obedece sin chistar tratando de agradarme. Inevitablemente los hombres terminan poniéndola culito para arriba y pulverizándole el ano, porque provoca esa furia de ganas de sodomizarla y necesitan penetrarla por su bello culo para calmarse.
Como goza la reputa, DIOS¡¡¡ Le encanta el dolorcito y la dilatación, es una viciosa del arte de saturar a su macho con la sumisión de la entrega. Es que le enseñé el poder del deseo… Es una regalona como yo, creo que ella siente mi placer y yo el de ella. Estamos en sintonía.
Y como adoro someterla, hacerla mi objeto sexual. Después que me chupa la conchita un largo rato, le sobo bien las tetas y con mi consolador más grande que calza en el de arnés de cuero, le como el culo a mansalva y la siento mi hembra. Otras veces la mando a ordeñar, y espero que me traiga leche a mi boca de algún macho que mamó para complacerme, o la hago mirar y masturbarse mientras yo me como una mujer o me entrego a un macho. Y si falla se liga una nalgada que le deja el culito colorado y ardiendo, situación que la muy puta disfruta con pasión. La adoro, es mi extensión más mimada.
Como te cuento… es que llora, se retuerce de dolor, grita a mares, pero aguanta las arremetidas de las pijas, el consolador o el látigo como una princesa rusa, en ese límite del dolor y el placer, que solo conocen los masoquistas, porque ella sabe que yo no le haría nada que ella no disfrute o la dañara.
Es una hembrita que calienta, lo sabe y lo saborea, eso nos hace además de amigas, por el cariño que nos tenemos cómplices del alma, como viejos amantes que se gozan con solo mirarse con el rabillo del ojo.
Una siesta abrazadas, nos despertamos ya de tardecita, baño, secador de pelo y el ritual de prepararse para una noche de sexo. Nos depilamos, higienizamos bien los culitos con unos lavados de malvas para dejarlo destapadito, un supositorio de vaselina para lubricar las paredes profundas del ano, truco que aprendí con una profesional del sexo anal que lograba dilatar su esfínter para comer una botella de refresco, y aceite de bebé con olor a almendras en la vagina y el esfínter, unos minutos de dilatador y a vestirse con poca ropa.
Ella, mini negra con una musculosa sin sostén, una tanguita roja en la raja y botas negras altas con taquito. Yo de jean, mini con vuelito y top celestita toda, la melena suelta, un camafeo negro y taquitos medio, sin tanga ni sostén.
Nos maquillamos en demasía, como para una noche de fiesta, boca rojo profundo, pestañas postizas, el dinero y las llaves del auto en un bolsillo, ella una carterita con los cigarros, con pertrechos para retocar el maquillaje y tres preservativos por si lo hacíamos con algún desconocido, perfume y a la aventura de gozar,
Estacioné cerca de un banco y unas mesitas pensando que era un buen lugar para llevarme los “ gatos” al auto, a Naty le gustó porque quedaba camino a los baños, donde la gente sale a fumar, porque les cuento que en Uruguay está prohibido fumar en lugares cerrados y entramos a ver el ambiente, cimbreando las grupas, las caritas sonrientes, tomadas del brazo.
Sabemos que las dos provocamos como un imán las miradas de los hombres y muchas mujeres, porque se dan cuenta que somos unas busconas tortas, que irradian una feromona que hace que por la mente se les cruce una evaluación del placer que nos pueden sacar.
DIOS¡¡¡, es para mí un disparador, esa sensación de que soy deseada y mirada me da el brillito de avidez en los sentidos y la boca, y mis ancas, y mis flancos, que se mueven sin parar y las crestas de mis pezones parecen arder y salirse de mi cuerpo, necesito apretarlas hasta que me duela, para calmar el cosquilleo.
Besos en la barra con José el dueño del boliche y nos instalamos con unos tragos moviendo las cabezas y los hombros al compás de la música en la semi penumbra de las luces psicodélicas y los cuerpos danzando, liberados al placer hedonista… roces con las bocas, las manos con disimulo en los muslos y talle, miradas cruzando el aire, respondiendo con donaire a las insinuaciones, más tragos, y entramos en ambiente. Yo con el truco del vaso helado refregado con disimulo en mis aureolas para calmarme y resistir el deseo de las vistazos que me insertan la mente como una saeta, y la puta de Natalia, pasándose la lengua a cada rato por los labios, y comiéndose los guachos con los ojos.
Al rato, nos fuimos para fuera, ya entregadas y nos ubicamos en una mesita frente al auto con una botella de wisky, una cuba con hielo y un vaso, ya prontas para la acción, excitaditas y deseosas de ganar la apuesta.
La Peti movió primero, vio un conocido de la playa fumando y se acercó con el pretexto de pedir fuego, la muy puta se puso a conversar con el jovencito, a insinuarse y refregarle las tetas en el pecho, le tironeaba los pelitos y le ofertaba la boca, al ratito a los besos se lo trajo para el auto, lo sentó en el asiento del acompañante, con la puerta abierta, se arrodilló fuera del carro, le bajó el cierre, - todo a dos metros de donde yo estaba - y le sacó la pija del pantalón y sin verificar si la veían o no, se la embutió toda en la boquita y comenzó a mamarlo, desaforada y gimiente.
Que placer, yo miraba y me retorcía de codicia, quería yo ese ligamen en mi boca., el guacho me miraba deleitado y le estrujaba las tetas, y yo me mordía los labios y le exponía mi lengua. El mete saca de la succión y los baboseos se hacían cada vez más intensos, todo gemido y retozos.
El semental pegó un grito y le derramó toda la emulsión en la boca, la puta se estremecía de placer, me llamó sin decir nada, solo mirándome a los ojos en ese trance sublime de saborear el esperma y yo me agaché a su lado y sorbí algo del semen con un infinito regocijo.
Nos besamos los tres y el guacho incrédulo y livianito se despidió con un beso muy tierno, diciendo que ya volvía. Cuando me repuse, del mareo que me dio la calentura que tenía, la puta ya andaba en el baile moviendo las caderas y buscando otra presa.
Dos hombres bastante borrachos, de unos cuarenta años, sudorosos, feos y gordos que fueron rumbo al baño, al encontrarlo lleno, se pusieron a orinar detrás de un arbusto a metros de donde yo estaba, cuchucheando en portugués
Cuando se dieron cuenta que la rubiecita del banco los estaba observando, se disculparon, y se pusieron de espaldas, pero yo contesté con la mejor de mis sonrisas – ¿me dejan ver esas pijas divinas, las puedo tocar, me dejan? – se dieron vuelta y me vieron bien, carita de traga leche y las piernas abiertas, la mini levantada dejaba ver mi conchita toda depilada. Se miraron un segundo paralizados, viendo que estaba sola, y se pusieron a terminar y sacudir sus brevas de frente a mí. – todu ben, garota - y un cabeceo que decía: ven hembra.
Fui hasta ellos y me arrodillé en los arbustos, un olor a transpiración de macho, meo y pija me sacudió y me produjo un erizamiento. Tomé una verga con cada mano y empecé a sobarlas mirándolos a los ojos. Pronto atrapé una con mi boca, la más gruesa para sentirla mejor, y empecé a succionarla, el muy puto me largó el último chorro en la boca y si bien no me gustó, ácido y caliente por la cerveza, lo tomé golosa y sumisa, - MMM delicia- murmuro… un erizamiento me recorrió el cuerpo.
El más pardito, el de la pija más chica que seguí sobando con mis dos manos mientras lactaba y lamía con desesperación, se desprendió de mis manos, se sentó en un tronco de árbol y hurgaba en mi concha – potranca, - muito engrazada, va a dar buzetiña – dijo en un portuñol - y lo sentí entrar en mis entrañas de un tirón, engrasada como estaba, su miembro se filtró de una estocada a fondo, en mi ser mmm . Divino. Que paradisíaco arrebato. Estaba comiendo dos machos a la vez. Eso, eso, mmm decía entre lloriqueos de deseo, quiero, más, más…
La bergamota entró golosa y triunfante en mi canal, abriendo mis mucosas… que placer, uno me bombeaba la conchita y el otro me la enterraba en la garganta bien adentro hasta los huevos, obligándome a chupar y sorber hasta hacer arcadas, y gemir como una perra en celo.
Vi de refilón que venía Naty con un viejo de la mano, que la acarreaba manoseándola y metiéndole la mano en el culo, se recostaron a un árbol cerca de nosotros y sin más, Natalia se le prendió del pene como una piraña, el viejo le gritaba que chupara, que chupara y le pegaba subes cachetadas y tirones de pelo. .
Mmmmmm mi propio placer me perdía, las venas de la verga crecían en mi boca, y presentía y esperaba rogándole lo mío, que pronto iba a estallar el mar de leche
- Dámela papito, dámela, toda, toda por favor toda en mi boca si, si, si Mmmmm - les imploraba apacible y gozando los dos machos.
Como un trillo de lava, como una tropilla desbocada, saltó el chorro de semen a mi boca, llenándome la cara de esperma, y mi conchita se contrajo en un espasmo orgásmico y la leche del macho que estaba en mi vagina, brotó como una cascada tibia dentro mío. Como bebé a la mamá, me di vuelta y sorbí los restos de la secreción del macho. Mientras el otro sacudía la bergamota en mi espaldita.
Los hijos de puta, divinamente calientes, mientras me refregaba los restos de semen por mis pechos, estando yo sentada en el tronco, me mandaron dos chorros de pis, dorado y caliente a la cara – Cevesiña de macho decían a las risas - Yo alegre y satisfecha lo acepté con respeto y placer, me trataban como la puta tirada que era.
De regalo les sequé lo miembros con mi boca, y fui arrastrándome a auxiliar a Naty que peleaba con su presa, como una loba en celo.
Le besaba los huevos, trabajaba con la lengua, pero no lo había hecho acabar, puse mi boca en su boca y le pasé los restos de semen y moho. Miré al viejo y me puse a estimularlo con mi amiga. Mientras, los brazucas miraban casi encima de nosotros. Lo besé en la boca, el cuello y las tetillas mientras ella seguía sorbiendo, tenía el pantalón bajo, me ensalivé los dedos y me puse a jugar con su esfínter, comprendí que eso lo enloquecía, casi me susurró que siguiera, sin más le introduje dos dedos en su culito, cuidando no lastimarlo con mis uñas. Eso le gustaba con locura…
Cuando su ano se abrió, la erección de su pene fluyó al máximo, empecé a hacerle el mete saca y sentí como se dilataba, y chillaba de placer. Uno de los brasileiros, el de la berenjena gorda que había acabado en mi boca, resultó bufarrón, como dicen ellos, gustoso de penetrar hombres, me sacó, despacio pero decidido, la mano del culito veterano, y con el miembro excitadísimo, lo ensalivó y lo tomó por la cintura y en un movimiento se la enterró hasta el fondo en ese culo apretadito y deseoso.
El veterano aulló de placer, el macho lo estaba socavando y sus entrañas pedían a gritos ese ramalazo y sumisión. El que me había penetrado la conchita encontró mi boca para saciarse, hábilmente junto la pija con la del viejo y la peti y yo arrodilladas nos turnábamos para mamarlos a los dos, mientras los dos hombres gozaban de un mete saca rítmico y suave que los iba llevando al delirio. Al veterano la pija le dolía, pero su parte femenina lo llevaba por andariveles de placer, estaba como en un sueño. La pety logró unas gotas de leche en su boca y pasó su lengua por mi cara, se había anotado el tanto, de una apuesta que ya me había olvidado.
Nos empezamos a besar y lamer entre nosotras, los machos pararon de coger y se pusieron a observar el panorama, nuestros culos, con los esfínteres rosaditos eran una tentación irresistible. Nos tomaron de la cintura y los brazos y medio de prepo, nos llevaron detrás de unos arbustos para estar más protegidos de las miradas indiscretas…
Nos arrodillamos en el césped carita con carita y levantamos nuestras grupas y nos abrimos de piernas dejando nuestros culitos a la merced de los tres hombres. Sentimos los sementales excitados con la situación, prontos a saltarnos encima. Las manos jugando con las nalgas, hurgando en nuestras vaginas y martirizándonos las tetas con pellizcos y apretujes.
El primer macho fue el veterano, de eso me acuerdo, mi culo se estremeció y creí que me estallaba, enfrente mi Carlita lloraba porque el brazuca de pija gruesa la empalaba, y me daba ánimo entre llantos y gemidos… - Mmmmmm, me duele mama, que divino, me parte, me parte… hayyyyy lloraba Naty.
Entrecerré los sentidos y me entregué al deleite de padecer y disfrutar esa verga mientras gozaba de la poesía de apreciar a mi amiga en su esplendor tragando falos por su culo. Placer de los dioses, razón de vivir, desenfreno de la algarabía y el bullicio de la orgía, gemido sobre quejido, exhalación sobre suspiro, susurro y gritos del alma, y nosotros en el centro del desborde de los sentidos.
Alcancé a ver el guacho que habíamos mamado primero con dos amigotes, que se acercaron al festín para participar de la orgía… No sé cuántas veces se reemplazaron, o si se sumó algún otro individuo, yo solo distinguía la cara de furia y placer del macho que estaba hundiendo a Natalia, y el padecimiento y delicia de mi culo anestesiado por la dilatación.
Al principio me daba cuenta de los cambio de chinga por la imposición de las manos en las caderas y el grosor de las brevas que me perforaban, o la leche que calma el picor, o por el ritmo de la bombeada, pero pronto en un sollozo y gimoteo solo, agotada de las contraídas de los músculos de mis intestinos y vagina, orgasmo tras orgasmo, no supe más si penetraban mi vagina o mi culo, o ambas a la vez. Ni cuantos machos eran, solo mi boca se defendió con honor sacando y libando espermas a cuanta verga tuve a mi alcance.
Estábamos como poseídas, Natalia los insultaba berreando y los provocaba a mas pajazos, su culo era una flor abierta chorreando leche, dolorida y falleciente, y yo imploraba más pija, desecha, llena de moretones por los pellizcos y palmadas en las nalgas. Eran lo menos seis machos turnados para someternos.
Cuando no pudieron mas acabaron encima entre risas obligándonos a recibir los chorros de esperma en la boca y la cara.
Me desvanecí muerta de dolor y placer, mi culito perforado ardía y me sangraba, la concha me palpitaba y no podía controlar sus contracciones, las tetas rojas y llenas de moretones, la ropa desgarrada toda llena de semen y meo. Todos mis agujeritos manaban leche. Naty, tenía el culo tan dilatado que mi mano le entraba hasta el puño sin presión.
Cuando desperté, estábamos tiradas en el pasto, abrazadas y con nosotras el veterano que había recibido su porción de pija, semidesnudo y con el culito abiertito, lo besamos, lo ayudamos a entrar en su coche y nos dispusimos a irnos con el sol ya saliendo.
Buscamos las llaves que por suerte estaban puestas en el auto y nos fuimos a casa mareadas y destrozadas. Un baño caliente y nos tiramos en la cama a lamernos las heridas. Pronto nos fuimos quedando dormidas, Natalia, - le dije – quien gano la apuesta… que apuesta – me contestó - acurrucándose en mi pecho y se quedó dormida en mis brazos.

Related Stories

Tengo suerte con las casadas
Reencuentro de juventud
Sueño cumplido
El morboso jefe de mi marido
Home

Online porn video at mobile phone


joshua craze pornmardi bra bbwcerpen sex melayutaylor little povshy wife fucked by strangertelugu sex stories telugu sex storiesshemale tricked meزبر واقفindianxxx xomkatie horrigan porntriple penetration sex storiesbreeding farm sex storiesricki white gold membergay softcoremadda kathaluaudrey bitoni the negotiatorkoreanporn mobijapanese love story mobile pornwild deepthroatanal nipponmp4 porn download mobilemami k sath sexpussysquirtingcarlycati minxteacher se chudaisissy dildo assignmentdanni ashe boxingpinky xxx mobileshemale self fuck videosschool sexxxxxxrima sexjenna90xxcousin masturbation storiesmom caught masterbatingxxxx video downloodfuckbuddy mobile comporn xxx sex video downloadvictoria allure assparadekahfee kakes lesbianpussy fingering storiestisca chopra sex storypaki toespujari sexjoselyn cano spanish nannytessa fowler shock valuekuku nnyo4ere4nikmom blackmailed for anal sexaunty chudai kahaniadorabubbles mfccum geysermy hot bhabhibhabhi ke sath sex storyshakeela 3gp video downloadthreesom sex storiesmaturetubelust4powowicarly titshistori me te qime te fortajapan time stop pornblack master white sissyfirst time big cock storiestelugu sex stories comeroctic videossheamle sexmomdom storiesarabfuckers comkelly baltazar pornmankitsu happenfat ass maidmature widowcuckold interview